Colombia es uno de los pocos países que tiene legislación sobre Teletrabajo, cuenta con la Ley 1221 de 2008 y el Decreto Reglamentario 884 de 2012.

Esta legislación establece las condiciones jurídicas que se deben tener en cuenta al momento de implementar esta modalidad, entre ellas se encuentran:

Voluntariedad. El teletrabajo es voluntario tanto para el trabajador como para el empleador. Si un trabajador desea pasar a trabajar bajo esta modalidad puede solicitarle al empleador y este puede aceptar o no. De igual forma en el caso contrario.

Reversibilidad. Una vez el teletrabajador se encuentre trabajando desde su casa, o en el sitio establecido por la empresa, puede retornar a su puesto habitual de trabajo si no se siente cómodo trabajando de esta forma, de igual forma el empleador puede solicitar que retorne a su puesto inicial si considera que no rinde lo suficiente.

Igualdad de trato. El teletrabajador tiene los mismos derechos que el trabajador que se encuentra en la empresa, esto es, en cuanto a salarios, prestaciones sociales, capacitación, beneficios, etc.

Acuerdo de teletrabajo. Es un otrosí al contrato de trabajo, debe incorporar las condiciones especiales bajo las cuales operará el teletrabajo con el trabajador, días de teletrabajo, duración, domicilio, herramientas de comunicación.

Reporte a la ARL. La empresa debe reportar ante la ARL la novedad respecto a los trabajadores que pasan a tener la condición de teletrabajador

Política de teletrabajo o modificación al reglamento de trabajo. Si la empresa realiza un piloto debe considerar incorporar una política interna, si desea incorporar el teletrabajo de manera permanente, debe modificar el reglamento interno de trabajo incorporando un capítulo especial sobre teletrabajo.

Fuente: Diario Occidente
Imagen: Hannaford