Colegios no pueden solicitar pruebas de toxicología pues vulneran la intimidad de los estudiantes

La Corte resolvío en la Sentencia T-039 de 2016, el  siguiente problema jurídico:

¿Es compatible con el derecho a la intimidad, el buen nombre y la honra la exigencia de una prueba toxicológica por parte de una entidad educativa a sus estudiantes?

Este problema jurídico, se origina a raíz, de que una Institución Educativa ordenó a un estudiante mayor de edad a practicarse este tipo de examen porque tenian indicios que estaba consumiendo sustancias psicoactivas

La Corte manifiesta que en este caso se vulnera el derecho fundamental a la intimidad en relación con el derecho a la educación, reiterando  dos facetas fundamentales del derecho a la intimidad, que consisten en el secreto de la vida privada, y en la libertad que tiene toda persona de tomar las decisiones que conciernen solo a su vida privada.

En el  caso concreto, la Corte Consticional encuentra que

“El derecho a la intimidad del señor De La Cruz fue vulnerado por la institución educativa, en tanto exigió como autoridad, de manera perentoria, la realización y entrega de pruebas de toxicología, sin tener en cuenta la voluntad del estudiante mayor de edad respecto de la realización de las mismas”

” La Sala reitera que este tipo de requerimientos implican una intromisión inaceptable en la esfera íntima del individuo, más aún cuando se trata de un adulto capaz de autodeterminarse y tomar decisiones de manera autónoma. Hay que anotar que las situaciones que pretendía escrutar la institución educativa están más allá del ámbito educativo y de la regulación del Manual de Convivencia pues, conviene recordar, al señor De La Cruz no se le encontró infringiendo ninguna norma estudiantil referida al consumo de drogas. Lo anterior implica que se actuó con base en un mero indicio, invadiendo ilegítimamente la esfera íntima del estudiante. En este sentido, la posición asumida por la Institución y la exigencia de la realización de las pruebas de toxicología implicaron una vulneración del derecho a la intimidad del estudiante que será corregida por esta Sala mediante la tutela del derecho a la intimidad y la orden para la Institución y su rectora de abstenerse de exigir pruebas toxicológicas a sus estudiantes, en contra de su voluntad si son adultos capaces, o la de sus representantes legales[66] en caso de ser menores de edad o incapaces”

La Corte NO ampara el derecho al buen nombre, y a la honra, por las revelaciones de las circunstancias íntimas del señor De La Cruz,  toda vez que la realización de los procedimientos consustanciales a las acciones de prevención contempladas en el Decreto 1965 de 2013, y la Ruta de Atención Integral para la Convivencia Escolar de la Ley 1620 de 2013, y el enteramiento de autoridades encargadas de brindar apoyo y atención a los involucrados no implica en este caso un impacto negativo frente a derechos fundamentales, sino por el contrario, el ejercicio de medidas conducentes a salvaguardar el proceso educativo y brindar al estudiante individualmente considerado y a la comunidad educativa, el apoyo y las herramientas para conjurar una situación que genera conflicto escolar. Estas actuaciones en todo caso, manifiesta la Corte, deben asegurar la confidencialidad y la mayor discreción con el fin de salvaguardar, en la mayor medida posible, la integridad de los involucrados en las discusiones.

La Corte Constitucional concluye que:

“Se vulneró el derecho a la intimidad del estudiante al exigirle de manera obligatoria la realización de exámenes de toxicología, presionándolo para su entrega con la amenaza de no poder asistir a las clases. Obligar a estudiantes mayores de edad con capacidad a practicarse pruebas y exámenes de este tipo, sin su aquiescencia, implican una intromisión indebida en la esfera íntima del individuo·

 

Sentencia T-039:16 by Datos Personales

Autor: Heidy Balanta

Abogada. Especialista en Derecho Informático y Nuevas Tecnologías

Compartir este post en